Son las 2 de la madrugada y J.P. Sánchez, junto con su esposa, salen de su casa para hacer el viaje de cuatro horas desde la ciudad de Las Vegas hasta Ely (Nevada). Tras una larga semana de trabajo, este electricista vuelve a ponerse su cinturón de herramientas, pero esta vez por una causa muy cercana a su corazón.

Sánchez ha dedicado el último mes a trabajar como voluntario en la construcción de un nuevo Salón del Reino para la congregación local de los testigos de Jehová en Ely (Nevada).

“He perdido la cuenta de cuántos viajes hemos hecho”, dice Sánchez. “Para mí, es un gran privilegio”.

Mientras que EE. UU. afronta una escasez de trabajadores a la que Anirban Basu, el economista principal de Associated Builders and Contractors’ (ABC), llamó “el desafío más grave que afronta la industria de la construcción”, las obras de edificación de los testigos de Jehová avanzan a toda marcha gracias a los trabajadores voluntarios.

“Desde los días de Moisés, trabajadores voluntarios han estado construyendo edificios para la adoración verdadera —dijo Robert Hendriks, portavoz de la denominación cristiana mejor conocida por su ministerio de casa en casa—. En aquellos tiempos, ellos se ofrecieron de buena gana, y lo mismo sucede hoy día. Voluntarios incansables hacen posible que se lleven a cabo estos proyectos”.

Cuando los Testigos iniciaron la remodelación completa de su Salón del Reino de Ely (Nevada), en septiembre de 2022, el proyecto de construcción atrajo a unos 168 voluntarios procedentes de ocho estados.

Entre ellos estaban Don y Anna Cates, residentes de Ely, quienes empezaron a trabajar como voluntarios en proyectos de construcción de los Testigos a mediados de los años ochenta. En el transcurso de dos meses, los Cates estuvieron en la obra casi a diario, incluso en ocasiones cerraron su negocio de pisos para atender las demandas de la construcción en curso.

Lo más destacable ha sido el trabajo junto a sus compañeros voluntarios, algunos de los cuales condujeron durante 14 horas para llegar al proyecto. “Vienen de tan lejos”, dijo Don, “y en apenas unos días, te sientes como en familia”.

Sánchez dice que a él le ha pasado lo mismo. Años después, sigue en contacto con compañeros voluntarios que conoció durante sus primeros proyectos de construcción con los Testigos. Sánchez comentó lo siguiente sobre un voluntario de edad avanzada: “Es como si fuera mi padre. … Somos amigos de por vida”.

Si desea más información sobre los testigos de Jehová, su historial, sus creencias y sus obras de construcción, visite su sitio oficial de Internet en jw.org, cuyo contenido está disponible en más de 1.000 idiomas.

Leave a Reply